Quorum Digital.

Que nos dejó el discurso de Gabriela Michetti, en la 72º Asamblea General de Naciones Unidas


25 de septiembre de 2017

Federico Pita Berardi

Por primera vez desde 2001, un presidente argentino no estuvo en la apertura de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que se realiza en Nueva York.

Click en la foto para ampliar

La actual vicepresidenta de nuestro país fue la encarga de expresar las posturas representativas de toda una nación en la actual 72º Asamblea General de Naciones Unidas. 20 minutos, y por reglamento, fue el tiempo necesario para que Gabriel Michetti desarrollara numerosos tópicos, que además de proposiciones fue utilizado para anunciar a nuestro país como sede de variados eventos internacionales en los meses que se avecinan.

Con una apertura prolija, el discurso comenzó lamentando los desastres naturales que ocurrieron en las últimas semanas en nuestro continente, y solidarizándose con todas las víctimas del terremoto en México y de los huracanes que pasaron por las islas del Caribe y Miami.

Respecto a este punto, hizo un llamamiento de concientización en referencia al cambio climático, que si bien es valedero para los huracanes, poco tiene que ver con los terremotos; aunque aún siguen los estudios sobre su influencia en estos tipos de eventos.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) fue uno de los grandes puntos tratados por la oradora argentina, haciendo especial foco en el llamamiento aspiracional que su gobierno tiene respecto a lograr el objetivo de Pobreza 0. Cabe mencionar que si bien los ODS fueron declarados en 2015, en nuestro país la pobreza ha aumentado en puntos porcentuales desde aquel año hasta la actualidad.

No obstante, y con entusiasmo, en el discurso se anuncia a nuestro país como sede de la 4ta Conferencia Mundial sobre la Erradicación sostenida de Trabajo Infantil, a desarrollarse en el mes de noviembre del corriente año.

De la misma manera, y con mucho énfasis, solicitó a todos los Estados miembros de la asamblea a que respalden la candidatura de Argentina como miembro del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas para el periodo 2019 – 2021.

En marco al punto anterior y con relación directa a la temática de Derechos Humanos, Gabriela Michetti expresó el continuo trabajo que su gobierno se encuentra realizando para erradicar la violencia de género en nuestro país. No obstante, cabe recordar las cifras que la ONG “La Casa del Encuentro” arrojó sobre dicha problemática en nuestro país: Cada 30 horas una mujer muere en Argentina víctima de violencia de género, y el numero es aun más escandaloso cuando se incluyen a las mujeres que simplemente fueron golpeadas o violadas sin llegar a su muerte.

Siguiendo con su discurso, la vicepresidenta realizó un llamamiento al diálogo entre el oficialismo y la oposición en el conflicto político que ya lleva años en Venezuela, caracterizando a dicha situación como “ruptura del orden democrático” en aquel país.

La realidad nos demuestra día a día que es necesario llegar a un dialogo para poner fin a tanto sufrimiento; no obstante “ruptura del orden democrático”, y sin hacer un trasfondo de toda la contextualización, es un concepto algo lejano a lo que verdaderamente está ocurriendo en dicha nación sudamericana.

Nuevamente, y como solieran hacer los gobiernos anteriores en Argentina, se hizo un nuevo pedido de colaboración a la Republica de Irán para poder llegar a un esclarecimiento definitivo sobre el atentado a la AMIA; y mencionando también al atentado a la embajada de Israel para poder terminar de enmarcar a nuestro país como víctima del terrorismo internacional.

Entre los variados anuncios que vinculan a nuestro país, los tres de mayor importancia fueron la 11º Conferencia de la Organización Mundial de Comercio a desarrollarse en Buenos Aires, la presidencia pro tempore de Argentina del G20 durante el 2018 y  la Conferencia de alto nivel de Naciones Unidas sobre cooperación sur-sur a desarrollarse en marzo del año próximo.

Estos eventos se enmarcaron en un discurso defensor del libre comercio, en donde sus beneficios tienen que llegar a todos por igual, destacando los grandes pasos que se dieron en los acuerdos bilaterales de estas características entre Argentina y los Estados de Canadá, Corea del Sur y Nueza Zelanda. Cabe recalcar que entre uno de los sub-objetivos de los ODS se encuentra la meta de fortalecer las economías internas y regionales. Será cuestión del gobierno encontrar una armoniosa estabilidad entre ambos conceptos que por momentos parecen ser muy antagónicos.

La cuestión Malvinas fue nuevamente expuesta en contexto de una asamblea general, en donde Gabriela Michetti expresó que el gobierno del cual ella forma parte inauguró un  “nuevo clima en las  relaciones con el Reino Unido” para poder entablar negociaciones y dar una solución definitiva al problema de soberanía de las islas. Respecto a este punto, es bueno recordar, que sea cual sea el clima, las Islas Malvinas es uno de los pocos temas que tiene causa común con la totalidad del pueblo argentino, y no conoce de política partidaria.

Para cerrar el discurso, y como nota de color, se hizo una expresión respecto al impacto que las mujeres pueden generar en la política internacional mencionando “atributos de lo femenino” los cuales poseen “tendencias naturales a unir, cuidar y nutrir”. No será tarea de esta nota tratar de entender de manera posmoderna estas expresiones, las cuales seguramente podrán ser analizadas de manera más acabada por aquellas personas cercanas y participantes de movimientos feministas.  

Compartir esta nota en